11 septiembre 2008

++ BENDICION Y MALDICION +

Quiero comenzar con una pregunta: ¿Puede acaso decir una bendición ser causa de una maldición? antes que usted responda, quiero compartir mi reflexión con usted para entender el motivo de esta pregunta. Cuando El Eterno entregó la Tora (instrucción) al pueblo de Israel, no solo dio mandamientos si no también roles y ministerios. Hace unos días estuve escuchando a un jajám (sabio) de Tora dar una conferencia sobre los niveles espirituales y roles que se distribuyen por mandato de Di-os. Por ejemplo, nuestro Elohim ordenó que después del periodo de nidá (estado de impuresa) por la menstruación, se ordena que se purifique con agua. Aquél que dio este mandamiento, es el mismo que ordenó a los hijos de Aarón para ministrar en el Templo (Beit haMikdash), pero sucede una cosa, el mandamiento de purificación después del periodo de nidá, no cualquier miembro de Israel lo puede cumplir, así también no cualquier miembro de Israel puede ministrar en el Templo. ¿A dónde voy con esto?, si bien la purificación del periodo de nidá es una ordenanza directa para las mujeres, lo entendemos por la razón y no cuestionamos la autoridad con que YHWH dió esa instrucción a las hijas de Israel. Con este mismo principio, debemos de comprender los roles y funciones que YHWH ha dado a los escogidos. Uno de los discípulos de nuestro Adón (Señor) Yeshúa, enseñó lo siguiente:

"Porque cualquiera que guardare toda la Tora (Ley), pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos." (Jac 2:10)

Esto significa que aunque amemos a nuestro prójimo obedeciendo el mandamiento de YHWH, y observemos todos los mandamientos, aun con todo, si desobedecemos deliveradamente uno, nos hacemos reos de culpabilidad. Nosotros debemos de entender que el mismo que mandó a "amar a nuestro prójimo" es el mismo que ordenó todo lo demás de la Ley. Entonces, cuando YHWH introduce ministerios entre el pueblo de Israel, debemos tener presente este principio. En el pueblo de Israel hay ministerios y llamados, por ejemplo, de entre las 12 tribus de Israel, solo los hijos de Judá pueden acceder al reinado, pero no todos los hijos de Israel; solo los hijos de Judá por la vía de David, pero no todos los hijos de David, porque David tuvo muchos, si no por la vía de su hijo Salomón. Asimismo hay un grado de santidad en el pueblo de Israel y hasta en los lugares. Por ejemplo, la tierra de Israel es más sagrada que cualquier otro lugar del mundo, pero dentro de toda la tierra de Israel, Jerusalén es más sagrada que el resto del territorio; pero aun dentro de Jerusalén, el monte Sión es más sagrado; y aun dentro del monte Sión, el lugar donde estaba el Tempo es más sagrado; pero aun dentro del Templo hay un lugár más sagrado que la Escritura llama Kadosh Kadoshim (Santísimo) este lugar es el más Santo que hay sobre la tierra. Lo que quiero expresar es que hay niveles y roles o ministerios superiores dados a la congregación de Israel que es la asamblea del Mesías. Esto es lo que ha sucedido con los hijos de Aarón el sacerdote, YHWH le ha dado a su simiente la responsabilidad de ministrar en ese lugar Santo, pero no todos los hijos de Aarón podían entrar, solo uno, el Cohen haGadol (Gran o Sumo Sacerdote). Pues bien, volviendo a la pregunta inicial, ¿puede acaso el decir una bendición volverse maldición? la respuesta es y hay un caso en la Tora que expresa claramente la importancia de sujetarse a los roles y ministerios que YHWH ha dado.

En la Tora está escrito:

"YHWH habló a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y a sus hijos y diles: Así bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles: YHWH te bendiga, y te guarde; YHWH haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; YHWH alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré" (Num 6:22-27)

Antes que nada, ¿verdad que es una hermosa bendición? pero hay un detalle. NO CUALQUIERA PUEDE DECIR ESA BRAJÁ (BENDICIÓN). ¿Cuando se volvería maldición decir una bendición? cuando un hijo de Israel (o gentil también) que no descienda de Aarón haCohen (el sacerdote) la diga sobre otra persona. Esta es sin duda una bendición muy especial, pero no cualquera la puede decir, quizás alguno diga "pero cómo no, si Diosito es bueno" la respuesta la da mejor un discípulo del Mesías que enseñó diciendo:

"Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la Tora (Ley)." (Jac 2:11)

Es decir, el mismo que ordenó amar al prójimo y que es Bueno, también ordenó que sólo los hijos de Aarón dijera esa bendición tan especial. Llamados, roles, ministerios. Así también hay otras cosas en la Tora que no todos pueden cumplir, aunque digan que es bonito y que "Diosito es bueno" una bendición puede volverse en maldición, un sabio de nuestro pueblo llegó a afirmar:

"pecado es desobediencia de la Tora (Ley)."

Podemos aprender de esto, que la inspiración divina nos muestra que la función de los creyentes de origen gentil con respecto de sus hermanos judíos no creyentes en Yeshúa como Mesías de Israel debe su función y ministerio para causarle celos, así lo expresó Shaul (Pablo). Los creyentes de origen gentil no tienen la responsabilidad de ir a predicar a la circunsición, es la circuncisión predicando a la circuncisión. Ahora bien, no quiero que se mal interprete esto, si un creyente de las naciones que ha creído y depositado su fe en los méritos y sangre derramada de Yeshúa el Mesías tiene el compromiso de declarar esto que ha recibido a todo el mundo.

Shalom en el Mesías.

1 comentario: