04 octubre 2012

++ BREVE RESUMEN DE LA TEOLOGÍA PAULINA (HIJOS DE ISRAEL, GENTILES Y LOS HIJOS DE DIOS)


Hola amigos:

Shaul de Tarso (Pablo) manejaba una premisa fundamental en su enseñanza, todo lo que él vendría a exponer en sus cartas sería basado en lo siguiente: Yeshúa es el Mesías que ha sufrido, que murió y El Eterno lo resucitó. A partir de esta realidad, Shaul elaboraría una teología de redención supeditada a una experiencia propia, la vivida en el camino a Damasco.

A partir de allí se puede decir que Shaul experimentó un nuevo nacimiento que él proyectaría mayormente a un público de origen gentil. Debemos decir también, como él mismo indica, primero fue a los judíos y después a los gentiles. En una de sus cartas deja de manifiesto:

"Porque a vosotros hablo, gentiles. Por cuanto yo soy emisario a los gentiles, honro mi ministerio" (Rom 11:13)

Lo que cuenta Shaul es que, tras su experiencia del Espíritu Santo recibió la visión celestial de una misión, destacando que la misión tenía unos destinatarios diferentes, los gentiles, que no eran vistos como las ovejas perdidas de la Casa de Israel que 'los Doce' habían sido encomendados a visitar. En otras palabras, él habría de ser constituido un emisario (apostol) con la tarea de ir a predicar un mensaje de redención a los que no son israelitas genealógicos. Queda claro para Shaul que ésta "misión" fue una revelación celestial que venía de la visión que Pedro de igual forma había recibido de forma sobrenatural, cuando vio los animales impuros con la instrucción de comerlos, una visión que sería entendida después en su correcta dimensión:

"Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero (gentil);  pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo" (Hch 10:28)

Pedro en la casa de Cornelio, no sabía que también sobre los gentiles, es decir, los que no son judíos-israelitas, también serían llamados a la redención y que gozarían de los dones celestiales. Queda de manifiesto cuando Pedro, mientras daba la proclamación de la fe nazarena, esos gentiles recibían la Inspiración Divina evidenciada por el don de lenguas a lo que Pedro exclamaría:

"¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean purificados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?" (Hch 10:47)

El que quiera leerlo sin un prejuicio puede notar que, Pedro y los que le acompañaban (todos ellos judíos) no tenían idea de que los gentiles tenían acceso a la experimentación de los dones divinos y por exención a la redención. Todos se quedaron atónitos, perplejos, boquiabiertos pues, aun cuando Pedro y los 12 habían sido encomiados a las ovejas perdidas de la Casa de Israel, es demasiado evidente que aquí, éstos no eran parte de esas ovejas ya que Pedro distingue entre "nosotros" (los judíos) y "estos" (los gentiles).

Shaul tomaría esta bandera y partiría de la siguiente condición: los gentiles también son coherederos y copartícipes de las primicias (Ef 3:6). Nos informa de igual modo que, no recibió la instrucción de ir a los gentiles sino de parte de Dios y que, cuando fue a Jerusalén, se congregó en Jerusalén con Pedro y Jacobo no sin antes haber pasado tres años de introspección, seguramente con mucha oración y estudio para luego ir y asumir su tarea.

La No circuncisión.

Un tema caliente que nos viene junto con los opositores de Shaul, éste enseñaba que los gentiles no tenían que circuncidarse, pero, él no decía que hoy no, mañana sí, Shaul fue tajante: "no se circunciden" y esto lo repetía en "todas las comunidades" (1 Cor 7:17-18). En mi opinión, es uno de los temas que siguen dividiendo y causando una falta de identidad en la fe nazarena, sobretodo con el resurgir en nuestro tiempo del movimiento del retorno a las raíces hebreas. Un análisis histórico puede arrojarnos el germen de las disputas o discrepancias que tenemos hoy día. No es de extrañar la postura que exige la circuncisión y la que deroga en su totalidad esa práctica.

Es necesaria.

Quienes la exigían tenían claro el asunto, "Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos." (Hch 15:1) Muchos se han enfocado al argumento deL "rito de Moisés" como la dificultad para aceptar esa postura, sin embargo, lo que ellos en realidad están alegando es que, TODOS LOS SALVADOS son hijos de Israel y todos los hijos de Israel están circuncidados. La clave está en el argumento como condición de la redención/salvación. Shaul y su equipo se oponían tajantemente a dicha postura porque ya desde esa época, la circuncisión de la carne, elevaba a un estatus diferente del gentil, el que no es "hijo de Israel" (israelita-judío). En el judaísmo de la época esa era la teología predominante, la redención es para Israel, la llegada del Reino de Dios tendrá su sede en Jerusalén y todos los participantes son 'Hijos de Dios', aquellos que son dignos y merecen ser partícipes de ese paraíso excepcional. Es en ese sentido que el alegato de la facción farisea creyente sostenía: " Es necesario circuncidarlos,  y mandarles que guarden la ley de Moisés" (Hch 15:5) que no es otra cosa sino: tienen que ser judíos y por extensión guardar toda la Tora para ser parte de la redención. Es esta la postura contraria a Shaul y contra ésta idea se enfrascó el debate intenso y subido de tono como informa Lucas (Hch 15:2). Tal vez, ese tipo de debates eran como los que hoy me ha tocado leer y participar, algunos asumiendo la postura de la facción farisea nazarena de que en un punto en la historia del creyente de origen gentil ES NECESARIA la circuncisión. Las exposiciones para llegar a la misma conclusión quizás no son muy distintos, el "rito de Moisés" abarca la Tora y de ésta se puede extraer la interpretación que se adapte al argumento, el propósito es develar que es necesaria la circuncisión.

Hay que decir que, el argumento en sí tiene sentido, si te haz convertido al Dios de Israel es normal que aceptes el yugo completa de la Tora y por lo tanto no "debería haber" ningún impedimento para que 'adquieras la identidad judía' y por extensión el estatus de "hijo de Israel" (israelita). ¿Por qué el énfasis en esto? lo explico...

En el Tanaj (AT) leemos: "El Eterno ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito" (Ex 4:22)

La idea central en torno a esta declaración y demás en que incurre el Tanaj para expresar la paternidad de Dios sobre Israel, derivó en el concepto de "Hijo de Dios". Pero aquí hay que entender éste concepto de Hijo de Dios como los elegidos y como los capacitados para tener una conducta conforme al Eterno, el Dios de Israel; no tiene que ver con con una filiación óntica que el cristianismo desarrollaría en la cristología. Es decir, siendo hombre, humano completamente, se puede ser 'hijo de Dios' cuando actuamos como Dios. Siendo el llamado de Israel como "el hijo" se individualizó para establecerse como el estatus elevado de la revelación entre Dios e Israel: "Hijos son del Eterno su Dios"(Dt 14:1).

Una vez que se entiende esta relación y el estatus de "hijo de Dios" que tiene Israel, se puede entender mejor el argumento de la facción farisea, no se podrían redimir por otro lado, necesitan ser HIJOS DE DIOS, en otras palabras, necesitan circuncidarse y ser judíos legales.

Factor Yeshúa de Nazaret en la teología de Shaul.

La cuestión es la siguiente: si para Shaul, un creyente de origen gentil no necesita hacerse judío (circuncidarse) ¿qué lo hace Hijo de Dios?. Indudablemente, para la teología de Shaul: los méritos del Mesías Yeshúa. No se puede entender a Shaul sin esta base de su teología: "pues todos sois hijos de Dios por la fe en el Mesías Yeshúa" (Gal 3:26) sin la fe en Yeshúa, no se pueden experimentar la gracia del perdón ni lo dones divinos. Pero ésto es lo que justamente le había sucedido a Pedro y compañía al grado de ser sorprendidos, los creyentes de origen gentil fueron purificados y llenos del Espíritu Santo IGUAL que los judíos, en otras palabras, cuando Shaul dice que TODOS SON HIJOS DE DIOS POR LA FE EN EL MESÍAS, una nueva realidad espiritual entra en operación y ya no hay diferencia entre judío y gentil al ser AMBOS exaltados como "hijos de Dios" por su fe afín en Yeshúa el Mesías.

¿Qué era lo que argumentaba Shaul a los gentiles para no hacerse circuncidar?

Los creyentes de origen gentil habían adquirido un estatus elevado que les hacía copartícipes de las promesas y los pactos divinos, por su fe en Yeshúa eran Hijos de Dios y sin ella no tenían nada, lo habían alcanzado SIN CIRCUNCISIÓN, así habían sido llamados, ellos habían experimentado los dones celestiales y alcanzado el perdón de las faltas, ya habían sido purificados por la autoridad de Yeshúa y gozaban de las primicias de la redención ¿qué les faltaba? según Shaul "ustedes (los gentiles) están completos en él (en Yeshúa el Mesías)" (Col 2:10). Lo que hacía Shaul era administrar la jurisprudencia de la Tora en las comunidades que se habían levantado bajo su tutela, la forma de aplicar los mandamientos de la Tora para los creyentes redimidos, pues, en palabras suyas, para eso fue él comisionado. Sin embargo, hubo algunos sectores de los creyentes influidos por la línea opositora a Shaul que veían la necesidad de someterse a una justificación MAYOR que aquella la cual habían alcanzado por su fe en Yeshúa el Mesías, ellos querían observar la Tora como judíos (circuncidarse). Esto es de manifiesto en la carta a los gálatas, escrita por Shaul como apología contra la circuncisión de creyentes de origen gentil (no contra judíos) y a los cuales les hacía ver que, la circuncisión, juridicamente hablando es el sometimiento a todos los mandamientos de la Tora y que tiene implicaciones legales "se obligan a guardar toda la Tora" pero esto es innecesario para Shaul, no en el sentido de desobediencia, sino en el buscar una MAYOR JUSTIFICACIÓN ante Dios, pues, si ya haz sido perdonado, purificado, redimido, declarado HIJO DE DIOS por la fe en Yeshúa a lo cual el judío también aspira ¿por qué buscáis someterte a una justificación diferente? Escribiría Shaul: "Del Mesías os desligasteis, los que por la Tora os justificáis; de la gracia habéis caído" (Gal 5:4) Contra esta justificación está Shaul, no contra la circuncisión, el que ya fue revestido de la gracia del Mesías Yeshúa está completo, es 'hijo de Dios' necesita vivir agradando a Dios conforme a su llamado porque ésto es lo que demanda El Eterno por medio de su Espíritu (Rom 8:14).

El ministerio de Shaul conforme al mensaje de redención que recibió tenía otros destinatarios de los cuales El Eterno no había olvidado y que consideró dentro de sus planes. Uno de los grandes problemas que he notado para entender a Shaul de Tarso es el revolver los roles y llamados, el introducir dentro de las cartas paulinas la doctrina de la restauración de las 10 tribus norteñas que no son otras sino "las ovejas perdidas de la Casa de Israel" pero se olvida grandemente que esa no fue misión de Shaul sino de los 12 emisarios de Jerusalén, al entremezclar los ministerios se ha perdido el núcleo histórico de lo que Shaul de Tarso transmitió. Hay que decir que la reunificación de Israel para la teología de Shaul tendrá lugar pero no judaizando* a los creyentes de las naciones.

Shalom amigos.

1 comentario: