19 agosto 2009

++ ¿DEBE EL CREYENTE GENTIL GUARDAR EL SHABBAT?

Una de las mayores interrogantes de los gentiles que se acercan a la fe del Elohim de Israel, es si éstos deben o no, guardar los mandamientos que recibió la nación Israelita como parte de su heredad y señal de sus alianzas con YHWH. Para responder esta pregunta debemos primero saber si somos o no somos parte de Israel, pues si el gentil creyente no se considera parte de Israel no está obligado a guardar los mandamientos que recibió la nación de Israel, pero tampoco puede reclamar tener parte en las alianzas que el Eterno ha hecho solamente con la nación israelita y no con los gentiles ni menos con las religiones contemporáneas. (Yirmeyahu/Jeremías 31:33).

Sin embrago, si el gentil de las naciones que es creyente en el Mashiaj de Israel se considera uno más de la nación, entonces deberá guardar los mandamientos que recibió el pueblo santo del Eterno: Entre estos el mandamiento del Shabbát. Lógicamente en un pacto hay derechos pero también hay deberes, y el gentil que se acerca al Eterno y abraza su pacto tendrá que cumplir con sus deberes para gozar de sus derechos.

También es bueno dejar en claro que no es una opción escoger ser o no ser Israel. El solo hecho de reconocer que Yehoshua es él Mashiaj de Israel trae consigo el boleto de entrada a formar parte de la nación de Israel:

“Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. En aquel tiempo estabais sin el Mesías, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Elohim en el mundo. Pero ahora en el Mesías Yehoshua, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos (a Israel) por la sangre del Mesías. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación” (Efesiyim/Efesios 2:11-14)

Entonces no se trata de escoger ser o no ser Israel, si usted cree en el Mesías Yehoshua y confía en sus meritos, ya no está lejos de la ciudadanía de Israel sino que es contado como uno más, por lo tanto adquiere beneficios y derechos, los que por estar sin el Mesías antes no podía alcanzar, ya no está ajeno a los pactos ni ajeno a las promesas, tiene hermosos beneficios y derechos, sin embargo tampoco estará libre de no guardar los mandamientos pues ya no es un gentil, si no que es uno más de la nación de YHWH.

En el articulo introductorio al Shabbát vimos que el primer reposo realizado por YHWH, fue él ejemplo para la humanidad a fin de que ésta al igual que su creador reposara de sus labores creativas en el séptimo día de la semana. (Bereshit/Gn 2:2-3) Por lo cual el ejemplo divino nos traza una invitación universal desde el principio de la creación a guardar el Shabbát. De hecho creemos (y también comprobamos) que el primer hombre (Adam) y luego toda su descendencia guardo el Shabbát como un mandamiento más de YHWH.

Las formas de adoración y servicio a YHWH que eran desde antes de la promulgación de la Toráh (Adam hasta Moshé) que fueron agradables al Creador, tales como por ejemplo; el diezmo (en el ejemplo de Abraham), los servicios de sacrificios y ofrendas de animales (en los ejemplos de los hombres que así sirvieron a YHWH, como Adam, Noaj, Avraham, etc.) y él Shabbát (en el ejemplo del primer hombre Adam y en el ejemplo de la humanidad que lo práctico) fueron las formas que él hombre adopto y que fueron agradables al Eterno aun no estando en vigencia la Toráh.

Si bien es cierto que no existe dato literal y explicito con respecto a una orden de YHWH de guardar el Shabbát antes de la entrega de la Toráh, si existe información de que existió enseñanza (que hacía referencia a guardarlo) previa de parte de YHWH hacia los hombres como fue el caso de Avraham:

“Por cuanto oyó Avraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes” (Bereshit/Gn. 26:5)

El pasaje nos dice que Avraham guardo los mandamientos de YHWH, pero; ¿Si la Toráh aun no había sido entregada a que mandamientos se refiere YHWH? Avraham debió haber obedecido como mandamientos a todas esas formas de servicio y adoración que más adelante en la historia bíblica se nos dice que YHWH regularizo con la entrega de la Toráh, entre éstos debió sin duda alguna haber estado el mandamiento del Shabbát.

Ahora bien, si toda la humanidad está invitada a guardar el Shabbát, ¿Cuanto más lo están, los creyentes en el Mashiaj? Sin embargo; ¿Por qué ahora la humanidad no guarda el Shabbát? O más aun ¿Por qué el Shabbát es la señal entre YHWH e Israel? ¿Quiere decir que el mundo ya está excluido? La respuesta es sí y no, veamos porque:

“Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy YHWH que os santifico” (Shemot/Ex. 31:12-17)

Y les di además mis Shabbát (reposos) como señal entre ellos y yo, para que supieran que yo soy YHWH, que los santifico” (Yejezqel/Ez 20:12)

No olvidemos que YHWH ha escogido a Israel como la nación por medio de la cual él llevara a cabo su plan redentor para toda la humanidad, de Israel son los pactos, de Israel son los Patriarcas que recibieron las promesas, de Israel es el Mashiaj Yehoshua, de Israel son los doce emisarios del Mashiaj, a Israel le fue dada la Toráh (instrucción), de Israel es lo anterior y mucho más. Así que de Israel también es la señal del Shabbát.

¿Quiere decir esto que solo Israel está obligado legalmente por YHWH a guardar el Shabbát? La respuesta es sí y no. Sí porque él Shabbát es una instrucción del Eterno para su pueblo Israel, es la señal a través de la cual su pueblo se diferenciara de los otros pueblos de la tierra, y no, porque el gentil esta naturalmente invitado (no obligado) desde la creación del mundo a guardar el Shabbát, pero ahora el gentil de las naciones solo podrá hacerlo si éste es parte de Israel, es decir; podrá guardar el Shabbát pero solo dentro de una instancia legal delante de YHWH. Producto de lo anterior, cuando el gentil es parte de Israel también está legalmente obligado a guardar el Shabbát.

Sin embargo, una vez que entro en vigencia la Toráh, comenzó a regir la legalización de todas estas cosas que eran (y son) agradables a YHWH. Fue justamente la legalización de estas formas agradables a YHWH, lo que desde ese momento regiría a todo aquél que quiera agradar a YHWH. Por lo tanto, en primera instancia el Shabbát es dado a la humanidad como un hermoso ejemplo del Creador para su creación, a fin de que ésta también lo imitara, pero luego definitivamente el Shabbát es legalizado con la entrada en vigencia de la Toráh, a fin de que la humanidad, por medio de Israel y en Israel, acceda ordenada y legalmente a participar de todas estas formas de servicio y adoración de las cuales YHWH se agrada.

Un claro ejemplo de esto lo vemos en el siguiente pasaje de la Toráh donde el extranjero está obligado legalmente a guardar el Shabbát:

“Mas el séptimo día es reposo para YHWH tu Elohim; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas” (Shemot/Ex. 20:10)

“Seis días trabajarás, y al séptimo día reposarás, para que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu sierva, y el extranjero (Shemot/Ex 23:12)

La expresión; “ni tu extranjero que está dentro de tus puertas” es una clara alusión literal de que el gentil en Israel debía guardar el Shabbát. Pero también es una clara referencia simbólica de que los gentiles que vinieran a formar parte de Israel (que están dentro de sus puertas), mediante el Mashiaj también deben guardar el Shabbát. ¿Pues a la hora de obedecer, los que conocidamente llamamos “10” mandamientos, solo obedeceremos 9?

Veamos otro pasaje:

“Así dijo YHWH: Guardad derecho, y haced justicia; porque cercana está mi salvación para venir, y mi justicia para manifestarse. Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal. Y el extranjero que sigue a YHWH no hable diciendo: Me apartará totalmente YHWH de su pueblo. Ni diga el eunuco: He aquí yo soy árbol seco. Porque así dijo YHWH: A los eunucos que guarden mis días de reposo, y escojan lo que yo quiero, y abracen mi pacto, yo les daré lugar en mi casa y dentro de mis muros, y nombre mejor que el de hijos e hijas; nombre perpetuo les daré, que nunca perecerá. Y a los hijos de los extranjeros que sigan a YHWH para servirle, y que amen el nombre de YHWH para ser sus siervos; a todos los que guarden el día de reposo para no profanarlo, y abracen mi pacto, yo los llevaré a mi santo monte, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos” (Yeshayáhu/Is. 56:1-7)

¿Qué más claro? Es dichoso el hombre que hace esto, ¿Qué? Que guarda el Shabbát para santificarlo, que abraza el pacto del Eterno y que así guarda sus estatutos y mandamientos. ¿Cómo pueden algunos decir entonces que el Shabbát no es para el gentil? ¿Cómo puede enseñarnos la religión que hoy es un mandamiento abolido? ¿Por qué excluyen al creyente gentil de un privilegio hermoso que YHWH le entrega mediante una provisión legal de su misericordia? Bendito sea YHWH que nos ha dado su palabra que permanece para siempre y nos ha dado el Shabbát para toda la creación.

Ahora bien, avanzado en el tema de si el gentil debe o no debe guardar el Shabbát, llegamos a lo que hoy se conoce muy equívocamente como “nuevo testamento”, pues entendemos que toda la palabra de Elohim está vigente, nada es nuevo o viejo. Lo que si hay son pactos renovados muy distinto a tener pactos viejos o nuevos. Pues para el pacto renovado, figuran exactamente los mismos componente que en el inicial, está la misma Toráh, la alianza Eterna es hecha con el mismo Pueblo (Israel) y es el mimo Elohim (YHWH) del primer pacto, y hay mejores garantías en relación a que YHWH hará morar su Torah en nuestro interior para guardarla con su ruáj qodesh (espíritu santo).

Dentro de los escritos mesiánicos de los talmídin (discípulos) de Yehoshua, encontramos hermosas referencias del Mashiaj que apuntan a la universalidad del Shabbát, es decir; Indicaciones mesiánicas que apuntan a enseñar que toda la humanidad está invitada a guardarlo, (dentro de Israel);

“Entonces, dijo a ellos: "El Shabbát fue hecho para la humanidad, no la humanidad para el Shabbát” (Mordekay/Mr. 2:27)

Yehoshua está enseñando acerca de la razón de la existencia del Shabbát, y nos dice que éste fue hecho para la humanidad y no al revés. ¿Qué nos quiere decir esto? Lógicamente que el gentil no está excluido (porque también es parte de la humanidad) con la entrada en vigencia de la Toráh, sino que ésta invitado a participar legalmente de él. La enseñanza del Mesías quiere decir mucho más pero la analizaremos a fondo en los siguientes comentarios acerca del Shabbát.

¿Pero los primeros discípulos (gentiles) del Maestro Yehoshua, siguieron guardando el Shabbát? Veamos algunas referencias:

Cuando los gentiles comenzaron a creer en la palabra de Elohim por medio de la predicación de los emisarios, nos dice el libro de los Hechos cap. 15, que se decidió no imponer más responsabilidad a los gentiles que se volvían a Elohim, que la siguiente:

“Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Elohim, sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre. Porque Moisés (clara referencia a la Toráh) desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo” (Maaseh/Hch. 15:19-21).

Los gentiles que recién comenzaban a caminar en los caminos del Elohim de Israel solo tenían como responsabilidad primaria observar sencillos mandamientos, pues lógicamente no se les podía responsabilizar de mandamientos que jamás habían oído ni practicado, de esa manera comenzaría a agradar al Eterno mientras iban cada Shabbát a la sinagoga donde se les enseñaría la Toráh y serian instruidos de apoco en ésta a fin de ir adquiriendo compromisos tales como el mandamiento de Shabbát. A propósito de esto, no es casualidad que los gentiles tuvieran que ir a la sinagoga cada Shabbát y no otro día, para ser instruidos en la Toráh, pues evidentemente se requeriría que formaran el hábito de asistir, para que luego comenzaran a guardar el Shabbát. Así que comenzaron a adquirir los compromisos legales, que se les exige a la nación de Israel a medida de que estos iban a prendiendo el camino de Elohim.

Una clara referencia de que los gentiles comenzaron asistir a la sinagoga en Shabbát es el siguiente pasaje:

“(Shaúl) Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, y persuadía a judíos y a griegos” (Maaseh/Hch. 18:4)

El texto señala como es que el emisario Shaúl cada día de reposo entraba a las sinagogas de los Israelitas para predicar y persuadir a los Judíos y también a los griegos (gentiles), que estaban en las sinagogas reunidos y oían los discursos de Shaúl (Pablo), evidencia bíblica de que los gentiles si guardaban el Shabbát.

“Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron. Y después de la lectura de la Toráh (ley) y de los profetas, los principales de la sinagoga mandaron a decirles: Varones hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad. Entonces Shaúl (Pablo), levantándose, hecha señal de silencio con la mano, dijo: Varones israelitas (nativos de Israel), y los que teméis a Elohim (gentiles de las naciones temerosos), oíd” (Maaseh/Hch. 13:14-16)

Shaúl (Pablo) nuevamente en un día de Shabbát se reúne en la sinagoga y al comenzar a predicar, según se le había solicitado, dice; “Varones Israelitas” refiriéndose a los Israelitas nativos que estaban presente en esa reunión de Shabbát, pero luego dice “y los que teméis a Elohim” aludiendo directamente a los gentiles de las naciones que estaban ahí presentes, y que en las escrituras son conocidos como los “Temerosos de Elohim”. Una clara prueba de esto es la historia de Cornelio quien siendo un gentil fue considerado un “temeroso de Elohim”. (Hechos 10:1-2) pues así se acostumbraba llamar a los gentiles que se acercaban al Elohim de Israel, esto es un "hebraísmo". Por lo cual este pasaje es otra comprobación bíblica de que los gentiles si estaban guardando el Shabbát pues estaban presentes en las sinagogas de los Judíos.

Por último en una de las cartas de Shaúl a la congregación de Colosas, el emisario exhorta a no dejar que nadie les juzgue en cuanto a los mandamientos y compromisos que habían adquirido:

“Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de Shabbát (reposo), todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es del Mesías” (Qolasiyim/Col. 2:15-16)

¿Que quiere decir; "que nadie los juzgue"? Los de Colosas estaban siendo juzgados no por no guardar los mandamientos, sino que por guardarlos, ya que aquí no se juzgaba, a quienes “no observaban” los preceptos, sino a quienes “si los observaban”. Éstas palabras de Shaúl no eran un ataque, como algunos dicen; contra los que los querían "judaizar", sino que una defensa respecto de aquellos que chocaban culturalmente con sus nuevas costumbres. Entre los compromisos que habían adquiridos los hermanos de Colosas (ciudad de gentiles) estaba el guardar el mandamiento del Shabbát. El emisario les pide que no se dejen amedrentar por aquellos que les juzgaban por comenzar a guardar y practicar aquellas cosas que culturalmente no les pertenecían, por ser de origen gentil, pero que ahora espiritualmente habían hecho parte de ellos, al convertirse al Elohim de Israel. Desde el momento que ingresaron a Israel (por el Mashiaj) pasaron ser ex gentiles. Por lo cual a estos hermanos gentiles de Colosas, él mandamiento del Shabbát les era también por mandamiento y señal.

Hay muchas más evidencia acerca de que la primera congregación del Mesías (Israelitas Nativos e Israelitas gentiles) si obedeció el mandamiento del Shabbát, pero ahora solo quise dejar demostrado que los gentiles si lo guardaron y que siempre han tenido la puerta abierta a guardar éste hermoso mandamiento de YHWH. Por lo tanto, la respuesta a la pregunta principal; ¿Debe el creyente gentil guardar el Shabbát? es: Sí, lo debe guardar.

Shabbát Shalom.

Por: Erick Vivanco
Via | Dabarqodesh.com

1 comentario: