11 diciembre 2008

++ MASORET: TRANSMISION DE ENSEÑANZAS

[entrada_masoret.gif]
La palabra hebrea Masoret (מסורת) no debe ser traducida simplemente como ‘Tradición’, sino que debe entenderse como ‘Transmisión’, ya que para que exista una Tradición tiene que haber una M’sirá (transmisión מסירה) y a su vez un M’qubal (Receptor מקובל), por esto es que tradición hay veces que es descrita con la palabra Qabalá (Recibimiento). En tiempos antiguos donde no era tan fácil tener a mano papel y lápiz, la transmisión también se hacía de forma oral y por ende memorizada, es por eso que regularmente no se encuentran escritos acerca de las enseñanzas de antiguos maestros de Israel.

Pero en ningún momento debe entenderse que el concepto de ‘Masoret’ (transmisión de enseñanza) era entendido como una ‘Torá Oral’ que el Eterno había entregado en Sinai a Moshe juntamente con lo Escrito, y que había sido transmitida por medio de una cadena de sabios selectos. El concepto de Torá Oral no solo sería algo extraño para el siglo I EC. sino que desconocido aún por el redcator de la Mishná y el del Pirqé Avot, como veremos más adelante. En el siglo I EC. cada grupo tenía diferentes enseñanzas, y diferencias de pensamientos en cuanto a como se debe aplicar la Torá y eso transmitían a sus alumnos, pero a nadie se le ocurriría decir haberla recibido por transmisión desde Moshe.

En los escritos de los primeros discípulos de Iehoshúa de Natzrat no encontraremos ninguna orden del Maestro ni de sus discípulos de guardar por escrito alguna interpretación de la Torá, de enseñanzas o de hechos del Maestro, tampoco tenemos constancia de que Iehoshúa haya escrito algún documento; pero lo que si tenemos son órdenes dadas a los discípulos de guardar, cumplir y transmitir tanto las enseñanzas como también los hechos del Maestro.

Iehoshúa y sus discípulos como el resto de los iehudim piadosos iban a las Bate Knesiot y leían las porciones correspondientes para el estudio de la Torá de acuerdo a la costumbre de la ciudad, pues aún no se había establecido las lecturas fijas como lo hizo el Judaísmo posteriormente, también celebraban Januká, una práctica establecida desde los tiempos de los Macabeos de la cual no se nos especifica sino solo por Masoret (transmisión). Pero además es obvio al leer los escritos de los primeros discípulos de Iehoshúa, que también ellos tenían y aún tienen una Masoret (Transmisión de enseñanza, por ejemplo: 1Cort.11.2; 15.1,3 Gal 1.9,14; Fil.4.9; Col 2.8; 1Tes.2.13; 4.1; 2Tes 2.15; 3.6), es decir una enseñanza que recibieron de Iehoshúa y que luego transmitían.

Iehoshúa de Natzrat dijo: “Ustedes vayan y enséñenles a cumplir todas las cosas que yo les he mandado a ustedes hasta siempre” (Toldot Iehoshua 116), Shaul escribió: “Así que, hermanos, estén firmes y retengan las Taqanot (Ordenes, Regulaciones) con que fueron enseñados, bien por palabra, o por carta nuestra” (II Carta a la Comunidad en Tesaloniqa 2.15), también: “Porque yo qibaltí (recibí por transmisión) lo que masartí (les transmití)...” (I Carta a la Comunidad en Qorintos 11.23), y también: “Porque les masartí (transmití) entre las primeras cosas lo que también qibaltí (recibí)....” (I Carta a la Comunidad en Qorintos 15.1). Por esto escribió Lazar, uno de los discípulos más allegados a Iehoshúa: “Y hay también muchas otras cosas que hizo Iehoshúa, las cuales, si se escribieran una por una, supongo que ni aun en el mundo cabrían los rollos que se escribieran ”.

Por lo tanto podemos concluir hasta aquí diciendo que Masoret equivale a un conjunto de enseñanzas transmitidas. Pero ojo, como hemos visto a través de los estudios anteriores, Las Escrituras muestran que es imposible que halla existido una Masoret transmitida oralmente desde los tiempos de Moshe

Por: Avdiel
Via: Bet Midrash Maor BaOlam (Centro de Estudios Luz del Mundo)

1 comentario: