22 marzo 2012

++ RECURSO LEGAL (VAYIKRA 5772)

Shalom amigos:

Nuestro pesaj está cerca y esta semana la porción de la Torá que se lee es Vayikra (Levítico). En sí, el rollo de levítico trata sobre el ministerio sacerdotal, las leyes y funciones en el Templo, así como la inauguración del Tabernáculo del desierto (Mishkán). En mi particular opinión para entender la obra de Yeshúa, su muerte y resurrección es de vital importancia estudiar Vayikrá, pues es donde se encuentra la fórmula para alcanzar dicho conocimiento, pues, muchos sabemos que Yeshúa murió por los pecados, pero no se profundiza en esa verdad bíblica lo cual da pie a muchas deducciones que se quedan cortas a la realidad.

Bien, la parashá introduce los korbanot (ofrendas-sacrificios) del servicio en el Templo, estos son:
  • Olá (Ofrenda, holocausto-elevación)
  • Minjá (Ofrenda de alimento)
  • Shelamim (Ofrenda de paces)
  • Jatat (Ofrenda por pecado)
  • Asham (Ofrenda de culpabilidad)
La tradición de Israel dice que esta porción fue enseñada a Moisés inmediatamente después de la inauguración del Mishkán en el año 2449 desde la creación, exactamente un año después de la salida de Egipto (Aprox. 1311 a.e.C).

Ahora bien, quiero hacer énfasis en la idea principal del servicio levítico. Cuando El Eterno instruye por medio de su siervo Moisés a Israel con el sacerdocio levítico, él está proporcionando a la vez una serie de recursos legales para acceder a su santidad. Sin la provisión de korbanot difícilmente se tendría acceso a la morada de Di-os entre nosotros, por lo que al darnos esta posibilidad, había una puerta de acceso y un lazo de comunión entre El Eterno y su pueblo. La Tora, a veces traducida Ley, nos muestra que tenemos ante nosotros una provisión de legalidad. Esto lo digo porque la teología judía cuando rivaliza con el cristianismo deja ver que los sacrificios y ofrendas son más un asunto didáctico, pues lo importante era la teshuvá, es decir, el arrepentimiento con respecto a las ofrendas de culpa y pecado, pero también lo importante era la motivación del corazón para las ofrendas de paz y elevación. Esto es cierto, primero es el arrepentimiento y después venía el sacrificio. Hoy como no hay Templo en píe, nos es difícil discernir todas estas cosas, pero yo creo que los sacrificios del Templo no eran simplemente didácticos y por el hecho de que, por más de 2000 años tengamos que estar sostenidos por la SOLA Misericordia de El Eterno no quiere decir que pierdan importancia. La cuestión es que, la misma introducción del servicio levítico (ofrendas y sacrificios) es por Misericordia, también.

Todos recordamos lo dicho por medio del profeta: "Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocausto" (Os 6:6) Si tomamos a la ligera podríamos concluir que Aquél que reguló e introdujo los sacrificios no se complacía en ellos. La verdad es que, el contexto es, la errónea conducta del pueblo contra esta realidad. El Maestro Santo precisamente tocando un ejemplo de motivación correcta y los sacrificios le dijo a un sector del fariseísmo lo siguiente: "hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la Tora: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello." (Mt 23:23)

El Maestro es claro. Los sacrificios del Templo no estaban por encima de la motivación ni por debajo, tenían un propósito que mientras se tiene acceso se debe de cumplir. Esto es, si una persona cometía un pecado por ignorancia y por desliz, es decir, sin querer, dice la Tora: "si una persona pecare, o hiciere alguna de todas aquellas cosas que por mandamiento de YHWH no se han de hacer, aun sin hacerlo a sabiendas, es culpable, y llevará su pecado" (Lev 5:17) Muchos piensan que la ignorancia, absuelve, nada más lejos de la Verdad!

Imaginen al temeroso de las naciones, el que no tenía Tora, ¿en qué circunstancias se encontraba ignorando todas esas cosas? e Israel, que teniendo la Verdad a veces fallaba. Ese texto, y otros, (les invito a seguir estudiando), nos muestran la realidad de los sacrificios y su importancia. El arrepentimiento es un paso IMPORTANTÍSIMO para acercarnos al Eterno, pero hace falta el RECURSO LEGAL, lo que El Eterno nos ha dejado para que podamos revestirnos de esa Bondad suya y esa Misericorda suya que es inmensa. La Tora nos provee para los pecados de ignorancia y sin maldad o rebeldía. Lo primero que hacía la persona era arrepentirse y luego, por ejemplo, veamos cómo se expresa la Tora:

"Si alguna persona del pueblo pecare por yerro, haciendo algo contra alguno de los mandamientos de YHWH"... "luego que conociere su pecado que cometió, traerá por su ofrenda" (Lev 4:27-28)

Primero venía el conocimiento de la falta, cuando la Tora nos ha sido revelada como Verdad, después está el reconocimiento de la falta y el arrepentimiento. Este es el principio del acercamiento al Eterno, pero 'es necesario' un recurso legal para que la justicia divina sea llenada, con respecto a esto, la Torá proveía de ofrenda y una vez completado todo el proceso (conocimiento, teshuvá, korbán) está escrito:

"y será perdonado" (Lv 4:35)

¿Qué tan importante es el korbán? la Tora nos enseña que para El Eterno, la exigencia de su justicia es importante por eso introdujo los korbanot ¿a qué grado? al grado de que cuando alguien pecare invalidando alguno de los mandamientos del Soberanísimo, debía de presentar al cohen (sacerdote): "una hembra de los rebaños, una cordera o una cabra como ofrenda de expiación" (Lv 5:6), pero, si la persona fuera pobre, tendría que presentar por lo menos: "dos tórtolas o dos palominos" (Lv 5:7), y si realmente la persona fuera muy pobre, por lo menos debía de presentar "la décima parte de un efa de flor de harina" (Lv 5:11). ¿Qué aprendemos? El korban tiene su importancia porque trata sobre la santidad y sobre nivelar la justicia del Eterno.

Ahora quiero compartir un punto importante que hay en las Escrituras Sagradas, porque amigos, es de verdad de alabarse la grandeza, la sabiduría de nuestro Elohim que va encaminando su plan de redención, siendo fiel a su Palabra y engrandeciéndose con su fidelidad. La inmensa mayoría de nosotros hemos leído a los profetas de Israel decir por ejemplo:

"Y los limpiaré de toda su maldad con que pecaron contra mí; y perdonaré todos sus pecados con que contra mí pecaron" (Jeremías 33:8)

"y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré" (Ez 37:23)

"limpiaré hasta lo más puro tus escorias, y quitaré toda tu impureza." (Is 1:25)

Todos vemos que YHWH perdonará y limpiará nuestras rebeliones. Eso está clarísimo, en eso confiamos y en su inmensa Misericordia nos apoyamos de verdad. Pero, sabéis que es necesario un korbán para que por teshuvá tengamos acceso a nuestro Padre Celestial. Bendito sea El Eterno que nos ha provisto de ese korbán. Nuestro korbán de pesaj que próximamente celebraremos, la exigencia de justicia divina es saldada y nuestros pecados y rebeliones, como hablaron los profetas, son saldadas, hay un camino de acceso al Padre, a su santidad, tómalo y caminemos juntos.

Shalom amigos.

2 comentarios: