09 octubre 2009

++ LA TERQUEDAD

Shalom amigos. Quiero compartir con ustedes un mensaje tocante a la necedad del hombre. Muchas veces hemos visto milagros y en lugar de reconocer la mano del Eterno se busca una razón lógica para explicarlo o se asume que es "obra de la casualidad". Los que así piensan, son tercos, necios, que no miran más allá de lo que sus dos ojos físicos le permiten ver. Quizá se debe a que no tienen conocimiento de YHWH y por eso buscan una explicación lógica y todo lo que sucede, lo atribuyen a la casualidad. Nosotros como creyentes sabemos que no hay causalida y que aun la hoja de un árbol no se mueve si no lo permite el Cielo (Di-os). Hay niveles de terquedad -que YHWH no permita que caigamos en tal extremo- sin embargo, vean ustedes el caso de un israelita llamado Zimrí hijo de Salú. La Tora nos cuenta que Bilam, un falso profeta, fue contratado por Balak para maldecir al pueblo de Israel, pero este hombre (Bilam o Balam) lejos de maldecir a Israel, los bendecía y cuando Balak le reclamaba éste le decía que no podía ir contra lo dicho por YHWH y que el solamente repetía lo que El Eterno decía. Pero ¿qué planeó Bilam? sabía que para vencer a Israel no era por medio de las armas, de la guerra armada, y se le ocurrió un plan macabro. Bilam sabía que para vencer a Israel había que hacer que YHWH se enojara con ellos y su plan fue hacer que los israelitas pecaran contra YHWH, para que así de esta manera el mismo Dios de Israel los aniquilara. El plan estaba funcionando, mandaron a mujeres madianitas, las más bellas y los hijos de Israel se unieron a ellas (Num 25:1, 31:16) de esta manera la ira de YHWH se incendió contra Israel e inmediatamente comenzaron a morir en el campamento. La Tora cuenta que murieron 24,000 y YHWH ordenó a Moshé (Moisés) a que mataran a aquellos que se habían acercado a las mujeres para pecar contra YHWH. La Tora está contando esto, cuando inmediatamente introduce el caso de Zimrí. Aquí está una de las pruebas por las cuales nosotros debemos huír de la terquedad, de la necedad y de la necesidad de doblegarnos ante la Voluntad de YHWH. Ya la plaga está azotando al pueblo, este hombre llamado Zimrí está viendo morir gente dentro del pueblo y luego, Moisés ordena a matar a todos los hombres que se unieron a las mujeres moabitas y derrepente, viene este Zimrí, pero mejor lean ustedes lo que sucedió:

"En ese momento uno de los israelitas vino y les trajo una mujer midianita a sus compañeros, a la vista de Moisés y de toda la comunidad israelita que lloraba a la entrada de la carpa de reunión." (Num 25:6)

¿se dan cuenta de la necedad de este hombre? Está viendo morir de una plaga sobrenatural al pueblo, y luego está viendo el luto del pueblo y aun con esto, su terquedad era tal, que trajo una mujer midianita para que se unieran con ella también sus compañeros, y todo el pueblo presente. ¿Se imaginan que estupidez y necedad de este hombre? esto nos enseña que hay un nivel de terquedad que nos ciega y no nos deja ver la verdad. Así que, tenemos que tener mucho cuidado de no provocar a nuestros hermanos y amigos a que caígan en esta terquedad tan extrema. Muchas veces, en los foros, en las conversaciones directas nuestro tono de voz es importante para que el receptor no se sienta atacado, nuestra manera de conducirnos tiene que ser considerable, porque usar expresiones agresivas y un tono de voz agresivo puede causar que nuestro oyente, aun cuando le estamos diciendo la verdad, por el solo hecho de que se sienta atacado por nosotros, se bloquée y no reciba la verdad. Es muy importante, por eso Shaul nos aconseja a hacerlo todo con mansedumbre y amor. No vaya a suceder que, hablando de la verdad, por nuestra actitud, hagamos tropezar aun más a un siervo de YHWH, es de mucho cuidado el tener presente que nosotros mismos podemos provocar la terquedad en los demás, y hay terquedad que aun cuando estan viendo la verdad con sus propios ojos, que estan viendo morir a la gente, no les importa, porque su necedad es mayor, así también tu puedes mostrarle la Escritura a una persona y ella puede ver lo escrito, pero como nosotros provocamos la terquedad con nuestra actitud ofensiva y discriminada, la haremos tropezar y se bloqueará para no ver la realidad y ahí llevaremos culpa. Volviendo al caso de Zimrí, este hombre que ve morir a gente, aun viendo la verdad prefiere morir en su terquedad, porque ya sabía que si se juntaba iba a morir, es como si hubiera un vaso de un líquido en la mesa y viene una persona, bebe y se muere, luego viene otra persona, bebe y se muere, y tu que ves esto, vas, tomas el vaso, bebes ¿y qué te va a pasar? vas a morir. Eso mismo sabía Zimrí y no le importo. ¡No cabe duda que la terquedad es grande! ¿y qué pasó? que efectivamente se juntó con aquella mujer y está escrito que un siervo de YHWH llamado Pinjás (Finees) que vio aquello, tomó una lanza y traspasó al israelita junto con esa mujer por el vientre, esto nos muestra que verdaderamente su terquedad era grande y prefirió morirse, como decimos en México, "en su macho", es decir, en su prioridad, en su idea. Por este celo de Pinjás, YHWH cesó la mortandad en el pueblo.

Hay que tener pues cuidado de no caer en la terquedad ni hacer caer en terquedad a nuestros hermanos y amigos. Con humildad, sencillez y amor podremos hacer ver la Verdad y aun así, no faltará que haya muchos Zimrí, pero que eso sea cosa de ellos mismos y no a causa de nosotros.

Shalom para todos y para mi también.
.David .M .Mena

1 comentario: